Alfabeto de la suplementación vitamínica en nutrición animal

Autor
Foodcom Experts
06.10.2023
10 min de lectura
Alfabeto de la suplementación vitamínica en nutrición animal
Resumen
Índice
  • Las vitaminas son micronutrientes esenciales para la nutrición animal, que favorecen los procesos metabólicos, el crecimiento, la salud y la fertilidad.
  • Las dietas de los animales a menudo requieren suplementos vitamínicos debido a niveles inadecuados en su dieta habitual o a la incapacidad de sintetizar ciertas vitaminas.
  • Las vitaminas liposolubles (A, D, E y K) se almacenan en el hígado, los riñones, el cerebro, la grasa y el tejido muscular, mientras que las hidrosolubles (C y del grupo B) se excretan del organismo en pocos días.

Le presentamos nuestra guía Foodcom sobre nutrición animal centrada en la suplementación de los piensos con vitaminas A, B, C, D, E y K. Descubra los beneficios de cada vitamina y aprenda cómo su uso puede mejorar el rendimiento del ganado.

El papel de las vitaminas en la nutrición animal

Al igual que en la nutrición humana, las dietas animales requieren un conjunto de componentes nutricionales necesarios para el buen funcionamiento del organismo. Uno de estos componentes son las vitaminas, clasificadas como micronutrientes.

Las vitaminas tienen las siguientes funciones en la nutrición animal:

  • influencia en el correcto curso de los procesos metabólicos
  • influencia en la duración de la vida y la calidad de la carne,
  • reducción de los niveles de estrés,
  • apoyo a la salud intestinal y la inmunidad,
  • control del rendimiento animal.

Las vitaminas son esenciales para la correcta ejecución de distintos procesos metabólicos, como el crecimiento de tejidos y huesos, el mantenimiento de la salud, el rendimiento animal y la fertilidad. Además, las vitaminas pueden aumentar la duración de la vida de los animales, su productividad y la calidad de su carne. También pueden ayudar a disminuir los niveles de estrés, mejorar la salud intestinal y reforzar el sistema inmunitario, disminuyendo así la necesidad de utilizar antibióticos.

En muchos casos, el organismo animal es incapaz de sintetizar algunas vitaminas, o su dieta habitual no le proporciona los niveles necesarios de este nutriente, por lo que es necesario administrar suplementos vitamínicos. Los niveles recomendados de una vitamina determinada se definen en función de diversos factores, como la especie animal, la edad, la función y la productividad prevista. Reforzando el forraje de los animales con el complejo vitamínico adecuado, los ganaderos pueden controlar mejor la salud y el rendimiento de su ganado.

Solubilidad de las Vitaminas

Las vitaminas A, D, E y K se clasifican como micronutrientes liposolubles compuestos de carbono, oxígeno e hidrógeno. Estas vitaminas son susceptibles de deterioro por factores externos como el calor, la oxidación y las enzimas. Dentro del organismo, se absorben junto con las grasas y su almacenamiento tiene lugar principalmente en el hígado, los riñones, el cerebro, así como en el tejido adiposo y muscular.

Por otro lado, la vitamina C y las vitaminas del grupo B, incluidas la B1, B2, B6 y B12, son hidrosolubles y funcionan como coenzimas con papeles específicos en los procesos metabólicos. La síntesis de las vitaminas del grupo B tiene lugar en el tracto intestinal del animal. Las vitaminas hidrosolubles suelen excretarse del organismo en pocos días.

Vitaminas en nutrición animal

Vitamina A

La vitamina A desempeña un papel fundamental en el sistema inmunitario del organismo y en el mantenimiento de la salud. Es responsable del desarrollo y correcto funcionamiento de los tejidos de la piel y las mucosas, que sirven de barrera para impedir que patógenos no deseados como bacterias, virus y toxinas penetren en el sistema. La vitamina A también favorece la fertilidad sintetizando las hormonas responsables en los ovarios, mejorando la ovulación y potenciando el desarrollo embrionario. En las dietas avícolas, la vitamina A es especialmente importante para el crecimiento adecuado de los animales, el desarrollo óseo y el rendimiento en la producción de huevos. En acuicultura, favorece el crecimiento de los peces y garantiza una pigmentación correcta. En la alimentación de cerdos y rumiantes, disminuye el riesgo de deficiencia visual y ceguera nocturna.

The Alphabet of Vitamin Supplementation in Animal Nutrition

Vitamina B1

La vitamina B1 interviene en el metabolismo de los hidratos de carbono, especialmente en la transformación de la glucosa en energía. Unos niveles elevados de esta vitamina garantizan un mayor rendimiento de los animales y reducen el riesgo de anorexia, pérdida de peso, debilidad y crecimiento inadecuado.

Vitamina B2

La vitamina B2, también conocida como riboflavina, favorece la producción de energía y gestiona las reacciones metabólicas adecuadas en las que intervienen hidratos de carbono, grasas y proteínas. Asegura la ingesta eficaz de componentes nutricionales como aminoácidos, ácidos grasos, hierro, zinc y calcio. La vitamina B2 también reduce el riesgo de anorexia y trastornos del crecimiento, sobre todo en la alimentación de animales domésticos y peces.

Vitamina B4 (Cloruro de Colina)

La vitamina B4, también conocida como Cloruro de Colina, es un componente integral de la nutrición animal, que se añade a los piensos porque desempeña un papel importante en la prevención de enfermedades como la perosis y el agrandamiento del hígado de las aves. La suplementación con colina previene eficazmente el almacenamiento anormal de grasa en el hígado, favoreciendo un metabolismo sano y una utilización eficaz de los nutrientes. Además, la colina contribuye al funcionamiento del sistema nervioso. Sin embargo, es crucial adaptar el nivel de suplementación a la especie y el peso del animal, evitando el exceso, que puede ser perjudicial.

Vitamina B6

La vitamina B6 es un factor importante en los procesos metabólicos en los que intervienen aminoácidos, grasas e hidratos de carbono. También desempeña un papel esencial en la síntesis de ARN y ADN. La suplementación con vitamina B6 permite mejorar la producción de energía y la integridad del sistema inmunitario. Favorece el crecimiento adecuado de los animales, el consumo de pienso y la mejora de la incubabilidad en las aves de corral, al tiempo que reduce el riesgo de trastornos sanguíneos y afecciones cutáneas.

Vitamina B12

La vitamina B12, también conocida como cobalamina, interviene directamente en el metabolismo de los ácidos nucleicos, las grasas y los carbohidratos. También favorece la síntesis de glóbulos rojos y metionina. Se almacena en el hígado del animal, desde donde se libera y se utiliza cuando se necesita. La vitamina B12 se produce en presencia del mineral cobalto y ambos componentes coexisten. Cualquier deficiencia de vitamina B12 es consecuencia de una carencia de cobalto. En nutrición porcina, la suplementación con vitamina B1 reduce el riesgo de anemia, dermatitis y retraso del crecimiento. En una dieta avícola, esta vitamina aumenta la tasa de eclosión de los huevos y mejora el crecimiento de los animales.

Vitamina C

La vitamina C se presenta en forma oxidada o reducida como ácido L-ascórbico. Es muy susceptible a la destrucción, principalmente por la luz y el calor. La mayoría de los animales de granja pueden sintetizar vitamina C en su organismo, que se almacena en órganos como las glándulas suprarrenales, el páncreas, el músculo esquelético, el cerebro y el hígado. La vitamina se obtiene de las mezclas típicas de forraje, pero su síntesis se reduce en condiciones de estrés. La vitamina C es responsable de la biosíntesis del colágeno, la absorción de minerales y la estimulación del sistema inmunitario. También interviene en la cicatrización de heridas y facilita la adaptación al estrés. En los rumiantes, la carencia de vitamina C es frecuente, sobre todo en la primera etapa de su vida, por lo que se recomienda su suplementación. En la dieta de los cerdos, unos niveles insuficientes de vitamina C pueden provocar debilidad, fatiga y dolores óseos. En el caso de las aves de corral, se aconseja la suplementación con vitamina C para mejorar la tasa de crecimiento, la producción de huevos y la fertilidad.

Vitamina D3

La vitamina D3 se sintetiza en la piel de cerdos, aves de corral y cerdos a través de la acción de los rayos UV directos. En otras palabras, la deficiencia de vitamina D3 suele estar causada por un acceso limitado a la luz solar directa, lo que ocurre con frecuencia en las instalaciones de cría intensiva. Este micronutriente es responsable de la gestión del calcio dentro del organismo, incluyendo la absorción desde el intestino, la síntesis de calcio y la regulación de la calcificación de los huesos. En la nutrición porcina, las necesidades dietéticas de suplementos de vitamina D3 dependen de la proporción de calcio y fósforo, ya que están estrechamente relacionadas con la absorción de la vitamina. Los rumiantes tienen mayores necesidades de vitamina D3 que otros animales. En una dieta avícola, se recomienda la suplementación con vitamina D3 para mejorar el crecimiento óseo y la calidad de los huevos.

Vitamina E

La vitamina E es un micronutriente liposoluble y uno de los antioxidantes biológicos más potentes. Esta vitamina desempeña un papel fundamental en la estimulación del sistema inmunitario del animal y en la protección del organismo frente a enfermedades e infecciones. También es responsable de regular la síntesis del ADN y la expresión génica. Además, la vitamina E interviene en el mantenimiento de la funcionalidad de los órganos reproductores y en la protección de los tejidos. En una dieta porcina, se aconseja la administración de suplementos de vitamina E a los lechones jóvenes para mejorar su respuesta inmunitaria y disminuir el riesgo de anomalías antioxidantes en cerdos criados en condiciones muy estresantes. En la nutrición de las aves de corral, la vitamina E mantiene unos niveles correctos de incubabilidad y reduce el riesgo potencial de distrofia muscular. En las dietas del ganado vacuno, la vitamina E mejora la calidad de la carne, las tasas de preñez y la resistencia al estrés en las novillas lecheras.

Vitamina K3

La vitamina K3, también conocida como menadiona, no se encuentra en los piensos naturales. Se utiliza en la industria de la alimentación animal en forma de sales hidrosolubles para proporcionar niveles adecuados de vitamina K. En una dieta porcina, la vitamina K se utiliza para mejorar el rendimiento de los animales y reducir el riesgo de hemorragias, lesiones y anemia. Las aves de corral tienen una disponibilidad limitada para sintetizar la vitamina K en el tracto intestinal, por lo que se recomienda su suplementación para mejorar la salud de los pollitos y la fortaleza de los huesos.

Descubra cómo Foodcom S.A. puede ayudar a la rentabilidad de su negocio

Las vitaminas para piensos ofrecen una amplia gama de beneficios para la ganadería. Nuestro equipo de soporte de ventas y comerciantes de Foodcom está a su disposición para asesorarle a la hora de explorar las posibilidades de suplementar la alimentación animal con nuestra vitamina de máxima calidad, con el fin de mejorar el rendimiento de su ganado y aumentar la rentabilidad de su negocio.

Más información «Ácido Ascórbico (Vitamina C)»
Ascorbic Acid
3200 EUR
6.67%

Suscríbase a nuestro Newsletter y aventaje a su competencia.